¿Alguna vez has imaginado pararte frente a tu closet y que este de manera automática te entregue la ropa que necesitas justo para esa ocasión?  El sueño de todas ¿o no?

Tener un closet que vaya contigo y tu lifestyle es fundamental, porque la acción de vestirse es algo que hacemos todos los días.

Qué mejor que tener a tu closet como aliado para vestir fácil, rápido y de forma asertiva, sin perder el tiempo en prendas que no te hacen sentir cómoda/o y que por lo mismo, te dejan una sensación amarga.

 Con estos tips conseguirás:

·        Hacer un closet detox para quedarte con lo que te representa y favorece.

·        Ahorrar tiempo en las mañanas.

·        Conectar cada vez más con tu estilo.

·        Dar el primer paso para tener una imagen influyente.

1. No necesitas tanto como crees

 

Te puede pasar que aun teniendo un closet lleno de ropa sientas que no tienes nada que ponerte porque, lo que te vas probando no te convence del todo. Ya sea por que ya no te representa, no es de tu talla, lo guardas por cariño o tienes que arreglarlo.

Al final, terminas gastando un montón de tiempo en vestirte y además, quedaste con una sensación amarga.

Te propongo que para esta temporada, solo dejes en tu closet lo que usarás y si te falta algo, invertir en ello cuando tengas la posibilidad.

Siempre  ten  en  cuenta  que  si  la  pieza  es  de un color  neutro,  podrás combinarla  con  muchas  otras.  Y  si  las  prendas  grandes  y  más  caras como abrigos, zapatos, carteras y trajes los son de estos colores, podrás usarlos más veces y habrá sido una muy buena inversión.

 

2. Analiza tu estilo de vida

 

Tu estilo debe estar ligado a tus actividades diarias. De esta forma, en tu día a día siempre tendrías algo que usar según la ocasión.

Te dejo el ejemplo de un ejercicio para que reconozcas cuáles estilos son los que debes conservar en tu closet. Dibuja tu propia tabla y llénala con tu información.

Si distribuyes el gráfico según el tiempo que le dedicas a cada actividad, encontrarás cómo debiese estar dividido tu closet.

3. Entra a tu closet

 

Tienes que saber que este proceso puede demorar algunas horas, por lo que te recomiendo que elijas un día en donde estés de ánimo y te des el tiempo de hacerlo.

Lo primero es sacar todo afuera del closet y revisar en qué condiciones está. Asegúrate de que no haya humedad, clavos sueltos, elementos que puedan dañar  tu  ropa,  si  es  que  tienes  luces que funcionen  bien,  y límpialo para poder guardar tu ropa más tarde.

Una vez vacío, piensa cómo te gustaría ordenar la ropa. Puedes innovar la manera en que venías haciéndolo, yo por ejemplo, voy priorizando según uso.

 

4. Paso a Paso

 

 A medida que vayas revisando la ropa, selecciónala bajo 4 criterios:

 1. Se queda

 2. Para arreglar

 3. Regalar / Vender (aquí es donde entra Bazar VNTG)

 4. Botar

 Idealmente pruébate todo y corrobora si las tallas, el estilo y los colores son adecuados para ti.

 

Fíjate también que las prendas no estén gastadas, con motas o algún agujero.

 

Analiza: Qué prefieres ¿calidad o cantidad?

 

Anda armando outfits y sácate fotos para luego recordarlos.

5. Un poco de inspiración

 

A la hora de guardar y ordenar, existen miles de posibilidades. Puede que prefieras guardar tus prendas según tipo, color, temporada, etc. Lo ideal es que encuentres una forma que funcione para ti y que te permita mantenerlo relativamente ordenado.

 

Aquí te dejo algunas buenas ideas para que te inspires y puedas aprovechar al máximo tu espacio. Si te motivas, esta misma lógica la puedes repetir con tu cosmetiquero de maquillaje o cualquier espacio que desees ordenar de tu casa.

 

¡Anímate a hacer un Closet Detox!

 

Fran Esquivel

Instagram @franesquivel_asesorias

www.franesquivel.cl